Puros habanos
en el corazón de Barcelona desde 1920

1920 - Los inicios

Durante más de 50 años el Señor Gimeno consolida el prestigio de la empresa a nivel nacional, a pesar de las grandes transformaciones históricas ocurridas en aquel entonces, hasta llegar al punto en que la popularidad del estanco empieza a traspasar fronteras. En los años setenta el fundador de la empresa fallece y la dirección del negocio es asumida por su yerno Pedro Canals y su hija Carmen Gimeno.

1950 - 1980

Las dos siguientes décadas son escenarios de acontecimientos importantes. Con ocasión del mundial de fútbol de 1982, Barcelona es una de las sedes principales del evento deportivo y un fenómeno turístico, imprevisible por sus consecuencias, surge espontáneamente: las Ramblas multiplican su esencia vital y vuelven a constituirse en el eje de la ciudad. Sus comercios, entre los que sigue destacando Gimeno, viven una época de esplendor.

Años 80 - 90

En 1992, Barcelona es designada sede de los juegos Olímpicos. La ciudad se reforma completamente y el turismo se convierte en elemento constitutivo dela identidad local. Estos nuevos impulsos se transmiten directamente a la tabaquería Gimeno que, por la calidad de su servicio, surtido de existencias y situación estratégica, llega a ser en la actualidad estandarte mundial del mercado de los habanos.

A partir de los 90

La tercera generación ve a Mª Carmen Canals, nieta de Francisco Gimeno, tomar las riendas del negocio al lado de su esposo Domingo Vila-Puig, quien ha consolidado la reputación de la tienda desde los años Noventa, hasta erigirla en una firma de gran reconocimiento y prestigio dentro de su especialidad: la primera cava natural para la conservación de puros en España sigue siendo hoy una referencia a nivel nacional e internacional.

2020 - En la actualidad

Con ocasión del centésimo aniversario de la fundación de la tienda, el actual propietario Domingo decide renovar su imagen: la antigua Casa Gimeno pasa a llamarse Domingo Cigars. Quienes llegan a La Rambla 100, en busca de géneros de tabaco o de una edición limitada de habanos, son atendidos por un equipo que trabaja con gran pasión y profesionalidad. Porque Domingo Cigars, desde 1920, es ante todo una empresa hecha por personas.